Archivos de la categoría ‘Resueña’

Alo mis queridos hermanos de pestañas quemadas…

Hoy les tengo otra recomendación más, aunque la razón para hacer esta recomendación es sólo para hacer tiempo porque les voy a traer una sorpresilla en los próximos días. De hecho, pensé que les iba a dar una sorpresilla para hoy, pero como todo buen micrófono de cabina universitaria… se tapó (parcialmente). Por lo que les traigo una joya del mundo de la relajación, tomando en cuenta que está próximo a salir un juego de Deepak Chopra (si no saben quien es… presionen aquí, aquí y aquí).

Zen Bound 2 es un juego de Secret Exit que trata simplemente de mover una figura con tal de amarrar una cuerda alrededor de ella, los creadores sugieren que esto relaja y hace que el mundo sea más productivo (porque es Zen). A pesar de que el concepto parece no tener mayor dificultad utilizando una fórmula demasiado simplificada, el juego aporta un par de variables interesantes: la cantidad de cuerda que puedes utilizar y la cantidad de superficie cubierta por la cuerda. Además, el juego tiene la variable de tiempo, contando cada segundo que tardas en conseguir el mínimo de superficie cubierta. Eso sin contar el sin fin de figurillas de madera que tienes que cubrir con la cuerda. Por lo que la pregunta que realmente deberíamos preguntarnos es ¿y esto me puede entretener? La respuesta es NO, pero ese no es el punto que Zen Bound 2 trata de atajar. Lo que Secret Exit quiere lograr con este juego es hacerte concentrar en tus otras actividades, simplemente distrayéndote lo suficiente como para que puedas volver a enfocarte.

A decir verdad, lo pueden experimentar haciendo un pequeño ejercicio (lamentablemente requeriría que compren el juego, por lo que les compartiré mis resultados y conclusiones). Lo que hice fue simple, tenía que trabajar en unas lecturas y un par de escritos (trabajo que requiere concentración)… cabe destacar (para los que no me conocen) que me distraigo con cualquier elemento del ambiente (TDAH F.T.W.) y usualmente tomo 6 tazas de café durante la mañana. Jugué aproximadamente 20 minutos de Zen Bound 2 y después me puse a trabajar, aproximadamente a las 2 horas decidí jugar otra vez por 20 minutos. Terminé de leer aproximadamente 10 artículos y escribí aproximadamente 3 páginas durante un periodo de 4 horas. Eso, a mis ojos, es satisfactorio. El argumento en contra sería: puedo obtener el mismo resultado jugando algún otro juego por 20 minutos… Sí y no, la diferencia es que Zen Bound tiene ese elemento de no ser tan interesante como para traerte pen#$%# pensando en volverlo a jugar, técnicamente dándote la ventaja de poder concentrarte en tu trabajo. Lo cual es una ventaja si se compara al nivel de adicción que genera Plants vs. Zombies (ahí sí se pierden horas pensando en nuevas estrategias para hacer que las flores le pongan en su mauser a esos come cerebros).

La música es un caso interesante, sencilla… relajante… al… punto… d…e…hace…r…me… dorm…ir…p..or..z.z..lo..z..qZ…z.zz.zzZZzzZ. Bueno, la música relaja y esa es su función. Como no vas a jugar lo suficiente como para andar reventándote una geta, funciona para ponerte en ese estado de concentración que usualmente se ve alterado por los cafés mañaneros. PRO TIP: pueden obtener de manera gratuita el soundtrack de Zen Bound y Zen Bound 2 con sólo suscribirse a la carta de noticias de Secret Exit (les paso el link y ahí ustedes decidirán si un poquito de basura en su correo lo vale).

Una cosa que se me hizo muy curiosa del juego (que compré via Steam en su versión para PC) es que tiene unos logros muy locochones que me recuerdan a la filosofía Zen. El primero se llama Pacifism y la idea es simple, utiliza toda la cuerda que tienes sin tocar la figura (muuuuucho más complicado de lo que creen). Otro es Unwinder, básicamente tienes que cubrir el 100% de la figura y después debes desenrrollarla hasta que esté nuevamente en 0%. Esos dos logros describen lo que Zen Bound busca de sus jugadores, que tomen las cosas con tranquilidad, que le dediquen un corto tiempo y que relajen poco a poco los dedos, los ojos y la espalda para enfocarse en su día.

Como recomendación les puedo decir que este juego vale la pena. Algunos otros sitios de reseñas de videojuegos han recomendado mucho las versiones que hay para iphone y ipad… no tengo idea de qué tan buenas estén. Lo único que puedo intuir es que el control se siente mucho más natural que con el ratón (aunque a decir verdad, con el ratón se siente como segunda naturaleza). Entonces, mis queridos lectores, reitéroles mi gana de que disfruten de Zen Bound 2 para que puedan disfrutar de un día productivo en sus respectivos espacios de trabajo.

YB se enrolla en una cuerda y se concentra…

Alo chicos,

Quiero hacer una breve reseña de un juego que descubrí recientemente. Este condenado juego me tiene al filo de mi butaca y por ello quiero que el mundo se entere del mismo y le echen un ojo. El juego se llama Jamestown, no confundirlo con Jamestown… aunque la historia de Jamestown es una parodia espacial de Jamestown. El año es 1619, nuestros queridos amigos británicos hicieron su primer asentamiento en Marte mientras disputaban una guerra contra los españoles (que en este caso también se encontraban en Marte (chistoso como Marte une a las naciones… no?). Como el juego es sobre un pasado alterno, hay una mezcla entre tecnología del pasado y elementos del futuro… muy al estilo steampunk.

Tu vienes a jugar el papel de un convicto que busca ser perdonado por sus crímenes. Ustedes se preguntarán “¿y porqué lo perdonarían?” la respuesta sólo puede ser “Por actos heróicos en el frente de guerra contra los españoles alienígenas”. Lo sé, a mi tampoco me convenció la respuesta, pero una vez que tuve que empezar a hacer los “actos heróicos”, la historia me importó menos cada vez y cada vez más estaba sumido en un mundo de balas y tentáculos.

El juego es un shoot ‘em up hecho con gráficos en estilo 16-bit (haciéndonos recordar la bella época del SNES) donde tratas de avanzar por una pantalla infestada de enemigos en una navecita muy bien detallada, destruyendo todo lo que ves a tu paso. La razón por la que lo llamé Bullet Hell es por una subclasificación que se les da a los juegos de este estilo, que se refiere a una cantidad muy exagerada de balas en pantalla, por lo que tienes que planear de manera adecuada tus movimientos para no terminar explotando como palomita en microondas.

Los niveles en general son cortos, pero muy divertidos. Realmente dan ganas de repetirlos subiendo paulatinamente la dificultad. Nada mejor que poder jugar un par de niveles, jugar alguna otra cosa (como un juego de Risk o ¿Adivina quien?) y regresar 2 horas más tarde para sumirse en un mar de balas. Además, después de jugar un rato, puedes desbloquear niveles de reto extra y a decir verdad, no son nada sencillos. Por lo que tendrás mucho espacio para seguir explorando tu juego por un muy buen rato.

Además de una historia simplista, el juego tiene la gran suerte de permitir juego cooperativo entre 4 jugadores en la misma computadora. La gran pregunta es, ¿Cómo ch#$%”#$% le haces para tener a 4 personas? La respuesta es más sencilla de lo que creen, el juego soporta el uso de ratones múltiples, controles y teclado. Por lo que 4 personas pueden jugar sin mayor problema en el mismo ordenador. Cabe destacar que puedes desbloquear 4 diferentes naves que tienen poderes y manejo diferentes, haciendo el juego harto entretenido para todos aquellos que quieran probar diferentes fórmulas de juego.

Para concluir y no hacerles perder más su preciado tiempo que podrían perder jugando este juego (les aseguro que está dentro de mis planes a corto plazo seguir jugándolo), los dejo con las ligas para su compra y descarga. Para nuestra buena suerte, el precio no es exorbitante y francamente que mejor manera de regresar a nuestras raíces noventeras con un juego de buen calibre y mucha bala.

YB usa Vault y sale huyendo…

Alo mi querida manada,

Creo que no he escrito en la mejor parte de casi un año… Me disculpo por ello, pero realmente no tenía nada interesante que comunicarles (supuse que todos los medios masivos harían mi chamba, pero resulta que son medio bueyes para pegarle al clavo). Hoy les quiero hablar de dos temas, uno muy tangible y otro muy abstracto (osease, uno que se puede toquetear y otro que nomás se deja a la sucia imaginación (¡¡¡SUCIOS!!! (¿alguna vez les he comentado de mi delirio por la palabra “tallarín”?))). El primero es un juego y el otro es una reacción que tuve (y al parecer otras personas han tenido) al terminarlo (no se preocupen… no puse spoilers).

De la torcida imaginación de Jonathan Blow tenemos el juego de Braid. Único por la manera en la que integra elementos muy comunes en los videojuegos (sobretodo en los videojuegos viejillos (como los hermanos mario) de correr y saltar con una mecánica que tiene que ver con el control del tiempo (regresar al pasado, generar una sombra de las acciones realizadas, hacer vórtices que modifican el paso del tiempo). Una cosa que me queda clara es la decisión del buen Jonás (como le decimos sus cuates que no conoce) de hacer un juego que es muy simple en esencia. Esta simplicidad se ve enriquecida conforme se va avanzando (la forma de resolver cada una de las situaciones es muy específica y es muy entretenido explorar la respuesta), una de las metas que sostiene a este juego es que no hay niveles de relleno (sólo se utiliza la mecánica de una manera específica cada vez)… haciendo que el juego sea fácil de jugar pero haciendo que el reto siempre esté presente.

En cuanto a la historia… no hay mucho que pueda decir sin arruinarles su experiencia de juego (sobretodo porque los eventos relevantes a la historia pueden interpretarse de varias maneras), pero me basta con decirles que el personaje principal trata de manera onerosa de salvar a su princesa. Cabe destacar que Juanatarms (como le decimos sus cuates que considera internacionales) aplicó la misma receta de simplicidad. Haciendo que la narrativa se desenvuelva en frente de nuestros ojos y nos permite disfrutarla a nuestro propio paso (y con nuestra propia interpretación). Una cosa que se me hizo crucial es que la historia y la paleta de colores están muy relacionadas, por lo que no puedo pensar en la historia en este juego sin pensar en su concepto artístico… el cual, igual que todo lo mencionado hasta ahora… sigue la regla del filósofo Lecter: “Simplicidad”.

En el lado musical, este juego tiene uno de los soundtracks más fascinantes que he escuchado en mucho tiempo. Soy capaz de compararlo con la música de juegos con grandes presupuestos como Heavy Rain o Red Dead Redemption. Como no me gusta ser cuentero, y la degustación musical depende de las oídos de cada quien, aquí está la muestra (espero la disfruten tanto como yo (y si no, no me anden troleando… simplemente comenten cuál es su tipo de soundtrack)).

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Para concluir el monólogo de Braid, solo resta decir que este es un juego donde la apreciación de la experiencia es más importante que la mecánica en sí. Advertencia: no hay zombies ni AK-47s, por lo que todos los muchachos bélicos que he conocido probablemente no van a apreciar tanto este juego. Creo que lo recomendaría para gente que se enfoca más en los pequeños detalles. Además, como es un juego independiente, tiende a ser relativamente más barato que un título normal. Es más, para que vean que soy cuate… aquí lo pueden comprar.

Después de haberles dado mi pequeña reseña de Braid, les quiero contar mi reacción. Esta reacción está asociada a los 3 componentes del juego que acabo de describirles. Es un hecho que todos los videojuegos tratan de una u otra manera hacer una mezcla entre interactividad y representaciones artísticas. Creo que Braid es uno de los productos que más trata de hacer que esa fórmula funcione de manera nivelada. El juego intenta ofrecer ese equilibrio, permitiendo hacer un caso para llamar a los videojuegos un arte (lo cual se presta a más discusiones y comentarios de foro que prefiero guardarlo para otro post (que les puedo decir… no me laten los trolls, pero me gusta la atención (es el fenómeno pégame-pero-no-me-dejes de los blogs)).

Creo que la razón por la que este juego se ha vuelto uno de los argumentos a favor de los videojuegos como una de las musas griegas, es el hecho de que no pierde de vista la necesidad de contar una historia utilizando medios simples de interactividad, integrando la participación de música, pintura e historia.

Para ya darle matarile a esta nota… Mi querida manada, si sólo van a leer el último párrafo, lo único que quiero que recuerden es que hay juegos desarrollados por pequeños equipos que vale la pena jugarlos por el mensaje y sensación que nos dejan. Y si sólo han de querer probar uno… que sea Braid.

YB regresa en el tiempo.

Saludos mi querido lector… ¿Qué fue eso? Sí, una sincera disculpa, espero que no estés muy enojado conmigo… lamentablemente he estado preparando una nota sobre Avatar: The Last Airbender (Cameron y su gente azul serán discutidos otro día), pero se me atravesó una pequeña distracción (cortesía de mi preciado compatriota Rukha) llamada League of Legends. Tomando en cuenta que la razón por la que no he terminado la nota anterior sigue siendo un problema, he decidido (por votación unánime de las voces que componen mis pensamientos) retrasar la otra entrada y poner esta pequeña reseña para animarte, mi querido lector, a hecharle una miradita a un juego que promete horas de entretenimiento sano y económico (¿Comenté que el juego es gratuito?).

 

Antes de empezar a enunciar cuanto dato inútil mezclado con uno que otro detalle importante; es necesario que tú, mi hedónico lector, respondas el siguiente test de conocimiento videojugadoril (¿Que dirá un editor de esa palabra?):

1) ¿Alguna vez jugaste Warcraft 3?
Sí, continúa a la pregunta 2.
No, sáltate estas preguntas.

2)¿Alguna vez jugaste el mapa de Defense of the Ancients (también conocido como DotA)?
Sí, continúa a la pregunta 3.
No, sáltate estas preguntas.

3)¿Te gustaba mucho el nivel de estrategia de DotA?
Sí, regístrate, descarga y ponte a jugar y deja de perder tu tiempo con este escrito.
No, permíteme ser el cronista de una experiencia de juego táctica con un fuerte componente de trabajo en equipo.

League of Legends es un juego desarrollado por los creadores del mod de Defense of the Ancients para Warcraft 3 (es algo bastante lógico después de haber contestado el test, pero hay que darle crédito a los creadores). El concepto es muy sencillo; ambos bandos tienen un número de jugadores, cada jugador controla a un héroe y por medio de batallas contra otros héroes y el mob (definido de manera simple, peones pen#$%*/ controlados por la computadora) tratas de desm$%#”# la base de tus adversarios. Durante este proceso, tu héroe va subiendo de nivel y recibiendo oros. Con los oros puedes ir comprando ciertos items que te dan bonificaciones de velocidad, fuerza, desplazamiento, golpe crítico, etc. A su vez, conforme va subiendo el nivel de tu personaje, tanto sus atributos como sus habilidades se van volviendo más poderosos (haciéndolo más resistente y poco a poco volviéndolo más rompe ma$%#&).

Otra de las bellezas que presenta este juego es que tú también vas subiendo de nivel conforme vas jugando más. Esto te da la posibilidad de ir desbloqueando el uso de más personajes (más de eso en el siguiente párrafo), la capacidad de ir equipando runas para tener ciertas bonificaciones en batalla y recibir puntos para los talentos (o como mi elocuente compatriota Rukha lo llama “el pi%$#* arbolito de puntos XD”). Lo mejor es que recibes experiencia por acciones realizadas en campo de batalla (aún si tu equipo pierde). Lo que te permite experimentar con los diferentes héroes hasta que encuentres el que se ajuste a tu modelo de juego.

El juego en total presenta un roster de 57 personajes con diversas combinaciones de habilidades ofensivas y defensivas. Parlando un poco más a fondo sobre los personajes, este juego presenta una variedad impresionante de opciones; tienes desde castres (perdón… casters (alias magos)), personajes de largo rango (como cazadores) y personajes melee (tanques, asesinos, espadachines, gordos barbones con sus respectivos barriles de vino (ese último no es mentira… se llama Gragas (y quiero ser como él cuando sea grande))). Aún con una clasificación generalizada de ese tipo, la forma en la que los personajes se controlan varía exponencialmente.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Permítanme darles algunos ejemplos basados en datos experimentales reales (osease mi tiempo de juego) sobre dos personajes que tienen el mismo tipo pero varían a lo ca$%#* en su manejo. Empecemos con Taric (sexo masculino, 23 años, le gustan las citas a ciegas y los deportivos) es un personaje que sirve como un tanque (no pega mucho pero aguanta un buen de daño), todo su aguante depende de cómo manejes sus habilidades mágicas utilizando los infames MPs (Puntos de Mágia) para regenerar energía (por ende este personaje sirve muy bien como un personaje de soporte). Por otro lado, Dr. Mundo (sexo esporádico, tiene edad, mmmh… dsdé (ininteligible)), que también es un tanque, no tiene MPs y depende totalmente de habilidades que drenan su energía, la ventaja es que los cooldowns (tiempo de latencia entre uso de habilidades) son mucho menores, haciéndolo un personaje más ofensivo. Ahora súmenle a esto que el juego es multijugador obligatorio (una de las pequeñas desventajas si no tienes internet), por lo que tu estrategia también depende de los otros jugadores y sus respectivos builds de personaje.

Como mencioné en el primer párrafo (la neta no me acuerdo… espero que sí), el juego se puede descargar y jugar de manera gratuita. Funciona con un sistema que se está volviendo muy popular con los juegos online llamado microtransacciones. Que viene a ser un sistema en donde puedes pagar una lana para obtener un tipo de moneda de juego con la que puedes comprar personajes, runas, skins, etc. Esto no significa que no puedas obtenerlo vía trabajo ‘duro’ ( a base de presión constante de botones), sencillamente no tienes que pelear tanto para conseguir ese héroe (o heroína… digo, uno nunca sabe) que tanto has querido (o sus respectivos accesorios). Esto no daña en ninguna manera la experiencia de juego si tu meta es divertirte (y no coleccionar a todos los héroes como buen maestro toquemón). Además, tienes acceso limitado a la cantidad de personajes que puedes usar, pero (por lo que se me ha informado) los administradores te van cambiando el plato de personajes, por lo que te toca probar un poco de todo al gastar esos puntos que tanto te costó conseguir.

La comunidad no es nada mala (aunque hay sus triunfales excepciones) y en general, si puedes convencer a una bola de tus cuates para hechar el juego, se pone increíblemente divertido. Como lo mencioné anteriormente, el juego se presta para mucha experimentación y puede generar horas y horas de diversión si te encuentras un buen grupo de gente.

Si el juego te llama la atención, revisa que tengas los requisitos mínimos de sistema y luego regístrate aquí. ¡Disfruten!

YB finalmente tiene sueño y se duerme frente a su computadora…

Referencias:
League of Legends es una marca registrada (espero) de Riot Games.
Warcraft 3 es una de las obras maestras de Blizzard.
Todas las imágenes de League of Legends fueron sacadas de su propio website.
La imágen de Warcraft 3 fue sacada del google image search… La neta me se me fue el p$#% y no saqué la referencia, pero no es mía (si a alguien le interesa saber la referencia… déjenme un comentario).